Inicio Indice 4. - YOD HE WAU HÉ LA TIERRA HUECA: CONFIGURACIÓN UNIVERSAL DE LOS PLANETAS

LA TIERRA HUECA: CONFIGURACIÓN UNIVERSAL DE LOS PLANETAS

 

 

LOS CIENTÍFICOS NIEGAN OBSTINADAMENTE, LA CONFORMACIÓN DE LA TIERRA HUECA CON UN SOL INTERNO, PERO ES LA ÚNICA MANERA DE EXPLICAR: EL MOVIMIENTO DE ROTACIÓN DEL PLANETA, SU CAMPO MAGNÉTICO Y QUE LOS POLOS GEOGRÁFICOS Y MAGNÉTICOS NO COINCIDAN, PERO ADMITEN SIN NINGUNA OBJECIÓN, LA DERIVA CONTINENTAL DE WEGENER:

¿¡ENORMES MASAS CONTINENTALES SE DESPRENDEN, DERIVAN POR EL MAR Y ENCALLAN!?

 

 

EVIDENCIA CIRCUNSTANCIAL


“Quisiera ver esa tierra más allá del polo, centro del gran desconocido.”

Antes de iniciar una expedición al polo norte. Febrero 1947.



Me estoy internando en un lugar que nadie visitó antes... y 3700 Km más allá del polo estoy viendo bosques, lagos e incluso ¡un enorme animal, semejante al mamut!

Mensaje de radio, cuando sobrevolaba más allá del polo sur.

Enero 13 de 1956. Vicealmirante Richard Evelyn Byrd.



Existe mucha evidencia de la conformación de la Tierra hueca, recabada por el vicealmirante Byrd, en sus expediciones al Ártico y a la Antártida y de sus sobrevuelos más allá de los polos, lo cual fue ocultado por los militares, el vicealmirante obligado a callar prohibiéndosele además salir del país, murió meses después. Lo que se filtro, fue recuperado por F. Amadeo Giannini en: Worlds Beyond the Poles, (Mundos más allá de los polos).

Para estudiar el planeta que habitamos y para comprobar las observaciones del vicealmirante Byrd, se planeó el Año Geofísico Internacional (AGI, 1957-1958), llevado a cabo por civiles y militares de más de cincuenta países.

Al comprobarse la oquedad del planeta, en el AGI, se creó el Tratado Antártico, para regular las relaciones internacionales con respecto a la Antártida, el 1.° de diciembre de 1959, entrando en vigor en 1961, signado por doce países participantes en el AGI.

Las leyendas de los esquimales, hablan de una gran abertura en el norte y una raza que vive en el interior de la Tierra. Dicen que sus ancestros vinieron de esa tierra paradisíaca, de luz perpetua, donde no hay noche en ningún momento, ni un sol demasiado fuerte. Los esquimales, cuyo origen racial difiere del de todas las demás razas sobre la faz de la tierra, provienen de esta raza subterránea. A los montañeses del Ártico, cuando se les preguntó el origen de sus antepasados, señalaron hacia el norte.

La leyenda escandinava de una tierra maravillosa muy al norte, llamada Ultima Thule, que se suele confundir con Groenlandia, resulta significativa porque siglos antes del vuelo del Almirante Byrd, se anticipó la existencia de una tierra lejana, libre de hielo, en los límites del norte de la Tierra. Es significativa cuando se estudia en detalle, a raíz de su llamativa semejanza con la tierra que Byrd vio y su ubicación en el norte tan lejano.

Los irlandeses de la antigüedad tenían una leyenda sobre una tierra más allá del mar, donde el sol siempre brillaba y siempre era verano. Hasta creían que algunos de sus héroes habían ido allí y que al volver, nunca pudieron contentarse con su propio país.

El comandante McClure exploró Banks Land, encontró cantidades inmensas de árboles arrojados en capas por la acción glaciar que evidentemente los trajo del norte. En una barranca, halló una pila de árboles hasta una altura de trece metros. Aunque parte de la madera estaba petrificada, otra parte muy grande era de origen reciente. Estos árboles estaban mucho más allá de donde suelen crecer.

El noruego Fidtjof Nansen, el 30 de agosto de 1894, en Groenlandia a los 86° de latitud norte, le llamó la atención la madera flotante que siempre se encuentra a lo largo de la costa, procedente del norte.

Marshall B. Gardner en su libro: A journey to the earth’s interior; or, Have the poles really been discovered
Escribió que el doctor Nansen fue el primer hombre de la historia que llegó al interior de la Tierra. El doctor Nansen se perdió y lo admitió. Se sorprendió ante el clima tibio. Al hallar las huellas de un zorro, supo que estaba perdido. ¿Cómo podía haber una huella semejante allí? La explicación era que había entrado en la abertura que lleva al interior de la Tierra, y que cuanto más al norte fuera, más cálido se tornaría el clima.

El capitán Beechey, vio tantas aves en la costa oeste de la isla de Spitzbergen, que el lugar retumbaba con sus gritos desde al amanecer hasta la noche. Las pequeñas alcas eran tan numerosas y se agrupaban tan cerca entre sí, que a veces un solo disparo mataba a treinta. Calculó que podía haber alrededor de cuatro millones en total. Había suficientes aves para oscurecer el cielo y su coro se oía a ocho kilómetros de distancia. También había renos y patos. Distinguieron cuatro variedades de gaviotas en el mar local, además de peces y animales anfibios, desde la ballena gigante hasta los diminutos “clios” de los que se alimenta.

El teniente David Bunger, en febrero de 1947, volaba cerca de las costas de la Reina María, rumbo al interior de la Antártida, a 6 km del litoral, Burger descubrió un oasis que no tenía hielo. Los lagos eran de muchos colores diferentes, como el color del óxido, verde y azul profundo. Cada uno tenía más de cinco kilómetros de largo. Bunger acuatizó en uno de ellos y comprobó que el agua era más cálida que la del océano. Alrededor de los cuatro límites del oasis, de forma aproximadamente cuadrada, vio nieve y hielo que seguían hasta el horizonte. Dos de los lados del oasis se elevaban casi 30 metros y consistían en grandes paredes de hielo. Los otros dos lados tenían una inclinación más gradual y suave, el reporte fue archivado

En 1938-1939 aviones de la expedición nazi Schwabenland, descubrieron valles inexplicablemente libres de los hielos, con una temperatura más alta, que la que reina en las proximidades.


Willis George Emerson, en su libro: The Smoky God, or, a voyage to the inner world, publicado en 1908, se refiere al Sol central en el interior de la Tierra, que, al ser más pequeño y menos brillante que el nuestro, parece “ahumado”. El libro narra la aventura del noruego Olaf Jansen y de su padre, en su pequeño bote de pesca intentaron encontrar “la tierra más allá del viento del norte”, ya que habían oído de su calidez y belleza. Una increíble tormenta de viento los llevó la mayor parte del camino a través de la abertura polar hasta el interior hueco de la Tierra, de repente nos encontramos en un lugar paradisíaco con un Sol extraño.

Cuenta sobre las personas que viven dentro de la Tierra, que él y su padre conocieron durante su visita, y cuyo lenguaje aprendió. El contó que vivían entre 400 y 800 años que tienen una estatura de cuatro metros o más, y, que estaban muy adelantados en ciencia. Pueden transmitir los pensamientos de una persona a otra por medio de formas de radiación y tienen fuentes de mayor poder que la electricidad. Son creadores de artefactos voladores, que son operados por ese extraordinario poder, extraído del electromagnetismo de la atmósfera.

Pasaron dos años allí, volvieron por la abertura polar sur. Un día la temperatura, volvió a bajar, apareció de nuevo el hielo, el padre perdió la vida cuando un iceberg se partió en dos y destruyó el bote. ¡Olaf fue rescatado días más tarde, en un lugar del hemisferio sur!

Pasó veinticuatro años recluido por demencia, como resultado de contar la historia de su experiencia a gente incrédula. Cuando por fin le permitieron salir no volvió a contar la historia a nadie. Lo impresionante del relato, es que necesariamente el Sol interno terrestre debe poseer un mecanismo protector, para que la vida se manifieste, esto le confiere validez, puesto que en ese tiempo, es difícil que lo hubieran supuesto.

El libro se basa en un informe que Jansen le hizo al señor Emerson antes de morir, donde describe la experiencia de visitar el interior de la Tierra y a sus habitantes. Cuando Jansen tenía más de noventa años, por coincidencia en California, Willis George Emerson se convirtió en su amigo y conoció la historia. Al morir, le cedió los mapas que había hecho del interior de la Tierra y el manuscrito que describía la experiencia.

En 1799, Schumachoff un pescador ruso de Tongoose Siberia, descubrió un mamut entero congelado en un bloque de hielo transparente. Cortó el hielo para liberarlo, le quitó los colmillos inmensos y dejó el cadáver de carne fresca para que lo devoraran los lobos. Más adelante, se envió una expedición para examinarlo, en la actualidad se puede ver el esqueleto en el Museo de Historia Natural de Leningrado.

Gardner explicó que el animal proviene del interior de la Tierra y que fue congelado al llegar al borde del clima ártico. Esto confirma lo que observó el vicealmirante Byrd: estoy viendo un enorme animal semejante al mamut.

Las extrañas e inexplicables marejadas, que tanto han asombrado a los exploradores polares. La causa es que los ríos y mares internos se unen con los mares externos, son inexplicables porque los cuerpos no son atraídos hacia el centro de la Tierra como reza la teoría, sino hacia el centro de la corteza terrestre, ciertamente son extrañas porque la fuerza de gravedad actúa de la atmósfera exterior y de la atmósfera interior hacia el centro de la corteza.
Lo cual demuestra que la concepción de la fuerza de gravedad, como atracción de masas no es coherente. La explicación correcta es en función de campos, lo que es demostrado porque los gases se encuentran en equilibrio en las atmósferas interior y exterior.

Los misteriosos intensos y estruendosos ruidos con causa invisible, el hielo se sacude con estrépito intenso, lo cual provoca el pánico a los perros de los trineos y atemoriza a los hombres. Estos fenómenos suceden en el Ártico y el Antártico. (AGI: Asalto a lo desconocido, Walter Sullivan). Esos ruidos provienen del interior de la Tierra, como si el hielo se derrumbase hacia el interior, siendo la única explicación, pues en la parte externa no existe absolutamente ninguna causa.

En el mapa de Philippe Buache, copiado en 1754 de mapas griegos antiguos, donde se muestra la Antártida sin hielo y dividida por un gigantesco estrecho en dos grandes masas de tierra. En ese estrecho se localiza la abertura del polo sur. Asombrosamente la división de la Antártida fue comprobada en la era moderna hasta el AGI. Mapa: Biblioteca del Congreso de EE UU.

En 1920, Marshall B. Gardner escribió: el planeta Marte también es hueco, eso se puede comprobar observando su casquete polar perfectamente redondo. El color blanco que se observa en el polo norte marciano, no se debe al hielo, es causado por la niebla y las nubes en la abertura polar, a través de la cual resplandece el Sol interno.

Expresó Gardner, que el astrónomo Lowell, observó unos rayos de luz que emergieron del polo norte, el 7 de junio de 1894.

El mismo fenómeno fue observado por el inglés W. E. Denning en 1886, según la revista Nature. También fue observado, por J. Norman Lockyer en 1892.

El satélite meteorológico norteamericano Essa-7, el 23 de noviembre de 1968, obtuvo fortuitamente una multicitada y polémica fotografía del polo norte, publicada en Flying Saucers, en junio de 1970, mostrando una enorme abertura polar. Figura 11.

Figura 11. Fotografía  tomada por el satélite norteamericano: Essa-7. Se observa un gigantesco agujero en el polo norte.

 

EVIDENCIA TECNOLÓGICA

¿Por qué no se observan las aberturas polares, detectadas por el satélite Essa-7, con la tecnología actual en los mapas del globo terráqueo?


EVIDENCIA BÍBLICA


EVIDENCIA ESTRUCTURAL


LA OQUEDAD ESTRUCTURADA EN PLACAS


EL MODELO ACTUAL

CONFRONTACIÓN DE LOS MODELOS

 


 

 

Figura 12. El modelo de la Tierra hueca, estructurada de acuerdo al modelo universal del 4 y al Patrón Maestro del Universo.



ir al libro: El credo secreto



Worlds Beyond the Poles (Mundos más allá de los polos),